CASO: LA CULTURA DE LA VIOLENCIA EN CHILE

Nuestro país se ha construido y desarrollado al alero de comportamientos violentos de toda índole. Hoy la violencia nos parece una conducta rechazada, criticada, sancionada, es más, es  síntoma del Trastorno Antisocial, en gran medida. No obstante, si nos remontamos a la historia, la violencia siempre ha sido la columna vertebral de la conducta social chilena, hechos significativos dan cuenta de tal condición, por ejemplo la matanza de la Escuela Santa María en Iquique, perpetrada por militares que, instruidos por las élites políticas arrasaron con 2500 obreros y sus familias para reprimir la emergencia social legítima que demandaba modificación o mejoramiento en las condiciones de vida en las salitreras, otro hito en la historia no menor, es la matanza del Seguro Obrero, hecho también perpetrado por militares y carabineros instruidos por la élite política oligárquica del momento para reprimir la ideología y necesidad de cambio proveniente de un importante número de jóvenes. Pero eso no es todo, también tenemos violencia en la cultura y en los símbolos patrios, no hay que olvidar, por ejemplo, que en el escudo nacional la frase que destaca es “Por la Razón o la Fuerza”, es decir, si no entiendes por la razón se aplica todo el castigo y la sanción violenta de quien ostenta las armas y el poder coercitivo, también en la escuela teníamos la frase “la letra con sangre entra” o a veces hemos escuchado a nuestros diputados o senadores cuando quieren poner a prueba el argumento de un político le dicen “hay que sacarlo a la pizarra”, frase que tiene a la base una amenaza humillante de equivocarse ante un público cuestionador e inquisidor.
Otro aspecto importante a destacar, relacionado con la convivencia social se relaciona con situaciones que llevan implícita la violencia, por ejemplo la mala atención en los consultorios de salud pública, la colusión de ciertos productos para encarecer los precios, las arbitrariedades producidas al sancionar a los corruptos y a una importante gama de situaciones que revisten un carácter de injusticia y desequilibrio en las reglas del juego, la violencia en los estadios, la violencia en el narcotráfico y en la delincuencia en general.  Seguidamente, en un ámbito más personal está la violencia intrafamiliar, el abandono físico, psicológico y material de los niños y la violencia económica entre otros tantos aspectos.
Finalmente los medios de comunicación también muestran de manera explícita o implícita la violencia, la que es legitimada al no ser sancionada ni filtrada, de tal modo que ingresa a la tele audiencia sin límite y sin ningún freno, siendo visto por niños y adultos sin distinción. En tal sentido tenemos escenas de injusticia, de abuso, de burla, de prejuicio, de racismo, de sexismo y un sin fin de aspectos que se añaden a la larga lista ya señalada.
Por lo tanto la violencia y cualquiera de sus conductas resultantes son producto de credos culturales que determinan los comportamientos y donde muchas veces no nos damos cuenta Por qué tal estilo de relación pasa a ser naturalizado por la sociedad y sólo nos damos cuenta, si es que eso ocurre, ante los estallidos sociales, como aquellos que hoy día estamos viviendo.
ACTIVIDAD:
Elabore una reflexión fundamentada de las causas de la violencia en la protesta ciudadana hoy.
Instrucciones:
1. Lea atentamente el apunte Nº 16:  “La Cultura de la Violencia” de Jorge Vergara Estevez y reflexione las hipótesis que propone el autor para explicar la violencia en Chile.
2. Lea la reflexión que he elaborado y que ofrece una hipótesis personal del comportamiento violento en nuestra cultura (úselo como modelo de lo que se pide).
3. Lea y reflexione en torno al Trastorno Antisocial y reflexione respecto a la posible relación existente con la violencia de algunos grupos en las manifestaciones.
4. La reflexión solicitada debe tener una extensión de dos planas. Usar letra CALIBRI, tamaño 11 a 1,5 de espacio interlineado.